Ir al contenido principal

Las Bacterias CRISPR y Los Peligros de la Manipulación Genética

El pasado 16 de julio la revista Nature publicó un estudio que ponía de manifiesto las consecuencias de emplear una revolucionaria técnica de edición genética que permite eliminar y reemplazar secciones de ADN en las células de, atención, cualquier organismo. Dicha técnica ha sido descrita como uno de los avances más relevantes de la ciencia moderna.
El CRISPR-Cas9 está destinado a convertirse en la herramienta por excelencia en contextos clínicos. Los efectos descubiertos encienden como nunca antes el debate acerca de los peligros -ya no tan futuros- que pudiera llevar consigo la manipulación genética.

Un descubrimiento científico que enciende un debate

Uno de los peligros son las mutagénesis (mutaciones) de los que informan Kosicki y el resto del equipo. Dichas modificaciones son fruto de los complejos reordenamientos en secuencias de la cadena en las que no se estaba interviniendo. El CRISPR-Cas9, cuyo objetivo, a priori, era la reparación de las roturas de la doble cadena, acabó provocando reordenamientos inesperados.
Hace un año de esto, la noticia de que científicos/as de la Universidad de Oregón, en Estados Unidos habían logrado corregir un defecto genético en embriones humanos mediante la edición de genes (con la técnica Crisp-Cas9) acaparaba las portadas de todo el mundo. Ante este nuevo descubrimiento de 2018 se pone en tela de juicio la solvencia de tal técnica.
Pero más allá de las consecuencias puramente genéticas... ¿que otros efectos adversos en cuanto a la psicología y emociones de los ciudadanos pudieran contraer la creación, institucionalización y venta de tales servicios clínicos en humanos? Es cierto que muchos de estos estudios aún solo trabajan con ratones, pero también es cierto que ni las intenciones ni la financiación están enfocadas sólo a ratones o sólo a curar enfermedades.
En este artículo se tratarán los efectos psicológicos y de salud que traerían consigo la creación, disposición pública o comercialización de servicios relacionados con la edición genética no para curar enfermedades hereditarias (dónde la técnica CRIPSR - Cas9 puede ser hasta cierto punto conveniente y socialmente deseable) sino de aquellos con el objeto de  "mejorar" la genética de la especie humana.

La Ciencia de la "mejora": el Enhancement

Es un hecho que ya se quiere modificar el ADN de los humanos, y se trabaja para ello,  no para curar enfermedades específicas a demanda, sino para modificar los genes por el puro placer de poder hacerlo, para crear una nueva necesidad que espolee el mercado y para "la mejora del ser humano".
Como toda iniciativa que se institucionaliza y se materializa, los biotecnólogos que buscan financiación e investigan en esa línea de "mejorar al ser humano" o "diseñarnos  nosotros mismos" ya tienen su propio término para su disciplina: "human enhancement". Muchos ven en el "enhancement" el fin de la medicina.
Uno de los paladines de tal disciplina es el experto en biotecnología Gregory Stock, a quien se le puede conocer por expresiones como:
 "Ahora decimos que es mejor tener un amigo. Pero qué pasaría si pudiéramos tomar unas pastillitas que nos lo dieran todo, todas las sensaciones beneficiosas que nos da un amigo y fueran facilísimas de tomar, sin las molestias de forzar una amistad o lo que sea."  (G. Stock, 2012).
Estas palabras, -que no provienen de ninguna cinta cinematográfica apocalíptica y distópica-  las pronunció orgullosa y alegremente hace 6 años en el programa de Eduard Punset: Redes.

Si hay algo que tienen en común biotecnólogos como Stock y tecnócratas de las telecomunicaciones o la informática como Mark Zuckerberg o Steve Jobs es su desconocimiento e indiferencia hacia el funcionamiento de las relaciones sociales. También su iniciativa a modificarlas a su imagen y semejanza (y no a la del resto) sin pedirnos permiso.
Redes sociales como Facebook parecen impelidas por una aspiración similar. Mediante el "descubrimiento" estadístico de amigos potenciales, la provisión de botones de "Me gusta" y otras muestras "cliqueables" de afecto, más la gestión automatizada de muchos de los aspectos de las relaciones personales que consumen tiempo, quieren lubricar el proceso caótico de establecer relaciones. El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, celebra todo esto como un "compartir sin fricción"-la supresión del esfuerzo consciente de la socialización- pero hay algo repugnante en la aplicación de los ideales burocráticos de la velocidad, productividad y estandarización a nuestras relaciones con los demás. Los vínculos más significativos no se forjan a través de transacciones en un mercado u otros intercambios rutinizados de información. Las personas no son nodos en una retícula. Los vínculos requieren confianza, cortesía y sacrificio, todos los cuales, al menos en la mente de un tecnócrata, son fuentes de ineficiencia e inconveniencia. Eliminar la fricción de los lazos sociales no los refuerza, los debilita. Los asemeja a los lazos entre consumidores y productores: se forman fácilmente y se rompen con la misma facilidad. 
Como padres comprometidos que nunca dejan a sus hijos hacer nada por sí mismos, Google, Facebook y otros fabricantes de software personal terminan por degradar y disminuir cualidades de carácter (Carr, 2015,p. 209-210)
Volviendo a Stock y su biotecnología, en la entrevista con Punset mostró su deseo porque pudiéramos diseñar de partida como queremos que sean nuestros hijos antes de que nazcan, o diseñarnos a nosotros mismos a lo largo de la vida, "actualizándonos". Diseñarnos no solo en aspectos físicos como el color de los ojos o el pelo, sino también modificar nuestro carácter y temperamento o incluso incrementar nuestra esperanza de vida más allá de los 120 años.
El punto de fricción está en que si se pudieran llevar a cabo estos avances de reconfiguración genética podrían evitarse enfermedades como la diabetes, el síndrome de Down, la leucemia, el asma, el cáncer, etc. ¿Por qué entonces, -como el mismo Punset comentaba en la entrevista a Stock- existe tanto pesimismo y desconfianza en la sociedad sobre estos avances?
La respuesta-que evidentemente no fue dada por este señor- está en la psicología. No en la psicología de un experto, como el que escribe, sino -en especial- en la pisque colectiva.

¿A qué se debe la desconfianza hacia las técnicas de manipulación genética para humanos?


Existe tanta desconfianza porque antes de que ningún científico descubra la clave de la vida, muchos científicos y científicas  ya nos han aportado grandes avances para mejorar nuestra calidad de vida, y sin embargo, los estudios psicológicos sobre felicidad no apuntan a que el factor que con más fuerza se asocie a la felicidad subjetiva percibida sean los avances en salud como tales, sino otro indicador más sociológico o psicológico: la (des)igualdad económica y cultural.
Desde estudios trasnacionales de psicología social, encontramos que la probabilidad de supervivencia de un bebé que nace en “la excluida y desgraciada” Grecia es hasta un 60% mayor que la de un bebé que naciese nace en “la perseguida” y productiva Norteamérica” (Wilkinson y Pickett, 2009).
¿Por qué? ¿por qué la gente no es más feliz allí donde se llevan a cabo más avances para serlo?
Porque la desigualdad social existente en EEUU -pese al gran número de avances en biotecnología y salud- es desorbitada.  El sentido de bienestar de las personas procede de una evaluación de su estatus social, la cuestión es que éste -en constante movimiento hacia delante- es relativo, de manera que la extrema desigualdad puede hacer que las personas que se encuentran en los niveles más bajos se sientan derrotadas aunque estén mejor que la mayor parte de la humanidad.
No es una simple cuestión de sentimientos heridos: las comunidades con mayor desigualdad tienen peor salud y una esperanza de vida más corta. Como decíamos: el bienestar termina desembocando el índices de mortalidad inesperados. Y es que se ha descubierto como se activan las mismas zonas cerebrales de la percepción de dolor físico cuando una persona  se sienta excluida, aunque este físicamente intacta, llegando a somatizar a posteriori. El estatus bajo desencadena, por tanto, una antigua reacción de estrés que sacrifica la reparación de los tejidos y la función inmunológica de una respuesta inmediata de luchar o huir. Y en un mundo que no para de avanzar hacia delante directos a un cuello de botella social, no es raro que la mayor parte de las personas conviva incómodamente con tal sentimiento a cerca de su estatus (Pinker, 2003).
Pudiera parecer sorprendente que en el país de la libertad y el emprendimiento, del "¡yes we can!", en el país más preocupado por mejorar en todos los aspectos exista la mayor tasa de enfermedades mentales (3 de cada 10 padecen insomnio, depresión o ansiedad) (Wilkinson y Pickett, 2009).
El inconsciente colectivo, sin necesidad de estudios transnacionales, sabe que en la modificación genética no está la respuesta, ni de lejos, de la felicidad. En pocas palabras, la desconfianza hacia tales avances se debe a que "se percibe" que el bienestar emocional no está, ni estará,  en determinados avances puntuales, sino en cómo la riqueza (técnica, cultural, económica) se distribuye. El debate se debe a este engaño social promovido por los protagonistas sobre las consecuencias que tendrían tales progresos y no se debe sin embargo a ninguna cuestión ética.

¿Una cuestión de "ética"?

Por otro lado, definir el debate como ético o moral es lo habitual, pero lo único que consigue es desplazar la atención de quien tienen la capacidad y la responsabilidad de tomar unas decisiones y no otras (delegar recursos, por ejemplo) hacia debates estériles de tediosas tertulias en peligro de extinción. Reducir la cuestión a "neuras morales" permite que la financiación de técnicas que no mejoran el bienestar en humanos se cuelen en las instituciones (en los servicios privados, o incluso  peor; en los públicos) sin que los culpables sean señalados.
Reducir el debate a "lo moral, la humanidad, etc." desemboca en que, la única traba que tengan estos pseudocientíficos sea, como mucho, algún "tribunal de ética" de filósofos trasnochados y sin poder real para impedir el uso de tales técnicas. Tribunal que acabará siendo untado o víctima de algún paripé burocrático.
Reducir la condena de estos avances a la "bio-ética" convierte a la pobreza (y al malestar emocional de la mayor parte de la población) en la comidilla de debates entre intelectuales que se autodenominan como "humanistas" y señalan a "conceptos" en lugar de a instituciones concretas o a nombres propios. Lo convierte en algo complejo, abstracto y dependiente de la compasión o de una especie de moral elevada que reside en los intelectuales en lugar de lo que es: una consecuencia muy real, muy simple y nada compleja, pero no por ello menos importante, una consecuencia del progreso indebido e innecesario de unos pocos, de unos pocos con nombres y apellidos.
Finalmente, reducir el debate de financiar o no éstas técnicas a una cuestión de ética haría creer a los que lideran estos avances que ellos se salvarían de los efectos de la desigualdad y de la presión grupal en la lucha por el estatus y la perfección. Desperdiciando así una verdadera arma de modificación de su conducta para el bien colectivo: su miedo.
La cuestión es ésta: las inversiones en la genética para la mejora deben paralizarse no porque sea inmoral, sino porque no beneficia ni a los pobres ni a los ricos, ni si quiera a los propios promotores de tales inventos. Otra cuestión totalmente distinta, necesaria y  beneficiosa es la investigación genética para curar enfermedades como el cáncer, la diabetes, etc.
No obstante, el sentido común de la personas avanza más rápido que las instituciones y no hará falta esperar a utópicos (aunque yo diría distópicos) servicios de mejora genética humana -que permitirían diseñar que tu hijo tenga mayor estatura, unos ojos azules y un coeficiente intelectual elevado- para darnos cuenta de lo obvio.
Hoy más que nunca se puede evidenciar la desconfianza hacia la tecnología aplicada a la mejora (biológica o no) preguntando a cualquiera por la calle a cerca de sus sentimientos encontrados hacia su teléfono inteligente. Irónicamente, de manera proporcional al descontento de la gente con el exceso de avances tecnológicos (los cuales no tienen necesariamente nada que ver con la ciencia) a su alrededor, ha aumentado, por un lado, el atrevimiento de los eslóganes de las compañías de telecomunicaciones. Orange, consciente de que dar poder a la gente no es del todo como esperaban opta por vender lo que ellos entienden por amor: "all you need is love" (Orange,2016).
Por otro lado, han aumentado, de manera igualmente proporcional a la desconfianza social,  las contradicciones de los eslóganes de los servicios de salud  privados. Como ejemplo perfecto tenemos el spot de Adeslas: "más likes (una chica haciéndose un selfie), más metros cuadrados (una pareja buscando piso), más actual (un tipo en una peluquería dejándose barba hypster), más resultados (un tipo con traje en una reunión de empresa moviendo las manos frenéticamente)....más tranquilidad, más cercanía , más cuidados (una persona en una camilla de un hospital)...Gracias, Adeslas,  por hacernos caer en que, sencillamente, el problema está en el "más" . El spot termina en un despliegue, bien de honestidad y coherencia , o bien, de  estupidez publicitaria, en el que se lanza el mensaje "Adeslas es más". Perfecto, pensé, jamás pisaré Adeslas.
Y es que ni para la tranquilidad, ni para la cercanía, ni para los cuidados hace falta un hospital-o cualquier otro servicio privado. Lo que hace falta es no desatenderlos en nuestras relaciones cotidianas antes de que por falta de "tranquilidad, cercanía y cuidados" acabes pisando uno.
Un centro en el que, además, después de estabilizarte del ataque el corazón-siguiendo las intenciones de los biotecnólogos- te venderían "enhancement" en forma de un cuerpo genéticamente más bonito o un cerebro genéticamente más inteligente. Cebos, eso es lo que son. ¿Cuánto más hemos de avanzar para darnos cuenta de ello?

La ceguera de quienes mueven el cotarro

En primer lugar habría que señalar los obvios castillos en el aire que están montando está clase de pseudocientíficos, que apenas hemos encontrado un marcador neurológico para la depresión que ya están hablando de manipular genes para hacernos más o menos extrovertidos o con más o menos liderazgo. Los avances que proponen biotecnólogos del tipo de Gregory Stock están muy lejos de llevarse a la realidad.
Sin embargo, lo que sí que es muy real es la cantidad de dinero que podría ir destinada a otra clase de proyectos y sin embargo terminan en manos de tipos inmaduros que juegan a ser Dios. En lo que ellos vean una solución a los males de la humanidad yo veo la causa de los males de la humanidad. No se trata de ser conspiranoicos desconfiados de la ciencia. Se trata de entender que la ciencia debe ser un instrumento adaptado a las necesidades de la sociedad y no un súbdito del mercado que crea necesidades para mantenerse adaptado a la supervivencia de las empresas en lugar de a la supervivencia de la especie.
El experto en biotecnología aplicada al ser humano, Stock, aseguraba que “Estas tecnologías serían accesibles a mucha gente, tal y como ha sucedido con otras muchas tecnologías” .
Por supuesto, y hoy un niño que vive en una chabola tiene un smartphone (con más potencia que el ordenador de Bill Gates hace menos de 60 años) aunque no tenga que cojones llevarse a la boca...pero no pasa nada porque..."¡all you need is love!". Y un niño pronto no le pedirá a su abuela que le lea un cuento para irse a dormir porque ya lo hace el solo en su iphone (y la sociedad, los adultos a su alrededor, la publicidad le gritan que eso es bueno)...pero no pasa nada porque, como dice Vodafone, cuando "estamos conectados" ¡suceden cosas increíbles!
Una vez más estos tecnócratas y biotecnócratas, hablan sobre bienestar humano,  olvidando aspectos que responden a la sociedad humana y a las relaciones entre las distintas clases sociales. Olvidan la importancia de cuestiones políticas y económicas. Olvidan que por mucho que la maquina capitalista siga vomitando productos y servicios seductores y vendibles, el bienestar de la mayor parte de la humanidad continuará igual de resentida. Y lo hará porque, como admitió otro tecnócrata, el padre de la psicología conductista, Skinner, las soluciones están en otro campo:

Buscamos seguridad […] Para controlar la explosión demográfica buscamos mejores métodos de control de la natalidad. Amenazados por la posibilidad de un holocausto nuclear, construimos mayores fuerzas disuasorias y sistemas de misiles antibalísticos. Pretendemos terminar con el hambre en el mundo mediante nuevos alimentos y mejores métodos de cultivo. Albergamos la esperanza de que procedimientos sanitarios mejores y una mejor medicina, neutralicen la enfermedad; que sistemas de viviendas y transporte más eficaces resuelvan problemas de los ghettos y, en fin, que seamos capaces de controlar la creciente contaminación del ambiente por medio de procedimientos más eficaces en la transformación o disminución de residuos de todo tipo.

En todos estos sectores podemos comprobar adelantos muy notables, y no tienen nada de particular que intentemos ampliarlos y extenderlos mucho más. Pero de hecho las cosas empeoran constantemente y es descorazonador comprobar que buena parte de la culpa es imputable a la tecnología misma […] la búsqueda masiva de felicidad y bienestar es la principal responsable de la contaminación ambiental. Como ha dicho Darlington “cada nueva fuente de poder para el hombre de hoy, disminuye las perspectivas del hombre del futuro” […] De lo que no cabe duda es de que el hombre tiene que reparar ese daño […] Y sólo puedo hacerlo reconociendo y encarando la realidad misma del problema. La sola aparición de las ciencias físicas y biológicas no resolverá estos problemas nuestros, porque las soluciones están en otro campo. […] debemos llevar cambios enormes por lo que a la conducta humana se refiere . [...] Probablemente nunca ha exigido la ciencia un cambio más radical con respecto a una forma tradicional de pensar sobre un tema concreto, como tampoco ha existido nunca un tema concreto más importante […](Skinner, 1972, p. 9-,260 ) 

Los peligros del Enhacement

El primer peligro que conlleva el enhacement es que su práctica sellaría en los genes las actuales diferencias económicas y de clase generadas por el sistema capitalista. Tal y como describe el biólogo Korblihtt, el contraejemplo médico es la vacunación masiva obligatorio para prevenir infecciones, un procedimiento que beneficia al individuo y a la sociedad en su conjunto.
En la entrevista de Redes a Gregory Stock, el experto se mostró convencido de que "si realmente empezamos a comprender como influye la biología a nuestro potencial, a nuestro temperamento, a nuestras vulnerabilidades querremos poder elegir para nuestros hijos"
Y es posible que, de llegar a suceder (que lo veo difícil), en eso de "elegir para nuestros hijos"  no se equivocaría. Elegiríamos, sí, pero no felizmente. Lo haríamos fruto de la presión de grupo, espoleados por un mercado que crea la necesidad y impulsados insatisfechamente por esa respuesta fisiológica de estrés ante un estatus relativamente inferior al del resto...fruto de todo eso elegiremos para nuestros hijos. En lo que se equivoca, por tanto,  es en que sería una decisión feliz. ¿Qué feliz va a ser la decisión de llevar a una clínica de modificación genética para que tu hijo/a sea "más" extrovertido y sociable, si cuando salga "la familia feliz" de la clínica van a encontrarse con otra familia "feliz" que se puede permitir un "paquete de mejora" aún mejor? Y así sucesivamente.
Y es que la tecnología, -en este caso biológica aplicada al ser humano- se va colando sutil y cobardemente en nuestras vidas:

En la película Ex Machina, donde recrean las posibles consecuencias de la inteligencia artificial, el creador de AVA, un androide que pasa el test de Turing para probar su conciencia humana, al ser preguntado por su empleado por qué había decidido crear a AVA, este le responde: “No fue una decisión, las cosas sucedieron en una evolución natural. Vamos, una cosa llevó a la otra…” Es una metáfora grandiosa de lo que nos está pasando. La tecnociencia, unida al dogma del crecimiento continuo, toma las riendas de nuestro destino. (De los escépticos y la falsa imparcialidad de la ciencia,2017)
Este es el mayor peligro que encierra el enhacement. La expansión de sus tentáculos en las distintas esferas de la vida de las personas. En el terreno de la educación ya hay proyectos neurobiotecnológicos concebidos para mejorar la memoria en niños.  En el terreno de la cosmética ya hay productos reafirmantes que modulan el comportamiento de ciertos genes.  Lo llaman "cosmética inteligente". ¿Se dan cuenta?..."inteligentes"...Igual que nuestros adorabes smartphones.
Ya preveo un "tonto el último". ¿Acaso no lo hacemos ya en las rebajas de centros comerciales?. Pues si salen al mercado paquetes tales como" tenga unos ojos azules", " maxmemory 2.0, para alumnos ambiciosos","¿Cansado de que le falten al respeto en el trabajo?. Personalidad de líder 7.1" ya puedo atisbar eslóganes cómo "no sea tonto y desperdicie las ofertas de ser mejor que el vecino".
Si el ser humano contara con las herramientas necesarias para manipular sin límites nuestro ADN (aquello que nos hace ser como somos tanto en cada centímetro de nuestra piel como en cada matiz de nuestra personalidad) otro peligro sería que no  fuéramos capaces de establecer la frontera entre "aspecto mejorable y enfermedad" y nos convirtamos, entonces,  en esclavos de metas que no deseamos (salvo para estar integrados en sociedad -una sociedad disociada de las necesidades reales de nuestro cuerpo-). Perseguidores de estándares de belleza y personalidad que nos convertirían en algo bastante parecido a autómatas. Cibords que, en su búsqueda por destacar, logran todo lo contrario: la homogeneidad más insípida.

Nuestros familiares más cercanos ocupan un lugar especial en nuestro corazón solo porque el lugar de todos los demás seres humanos, es por definición, menos especial, y hemos visto muchas injusticias humanas tienen su origen en eso hecho. Asimismo, la fricción social es un producto de nuestra individualidad (peculiaridades, lo que nos diferencia, lo que nos aísla) y de nuestra búsqueda de felicidad.
La conciencia es una manifestación de las computaciones neuronales necesarias para averiguar cómo conseguir cosas escasas e imprevisibles que necesitamos. […] Tenemos hambre, saboreamos la comida y tenemos paladar para un sinfín de gustos fascinantes porque durante la mayor parte de nuestra historia evolutiva fue difícil conseguir alimentos. Normalmente no añoramos el oxígeno, ni nos produce placer ni fascinación alguna, pese a que es esencial para sobrevivir, porque nunca fue difícil obtenerlo. Simplemente respiramos.
Lo mismo podría ocurrir con los parientes, las parejas y los amigos. Decía antes que si se asegurara que los dos componentes de la pareja fueran fieles, se favorecieran mutuamente y murieran al mismo tiempo, sus intereses genéticos serían los mismos, encarnados en sus hijos comunes. Se puede imaginar incluso una especie en que todas las parejas estuvieran abandonadas en una isla para toda la vida y sus hijos se dispersaran al llegar la madurez, para no regresar jamás. Dado que los intereses al principio genéticos de los dos que forman la pareja son idénticos, se podría pensar al principio que la evolución les otorgaría la dicha del amor sexual y romántico y de la amistad perfecta [...] Pero nada así ocurriría. La relación entre la pareja evolucionaría hasta ser igual que la simple relación entre las células de un cuerpo, cuyos intereses genéticos son también idénticos. Las células del corazón y las del pulmón no tienen que enamorarse para vivir en perfecta armonía. Del mismo modo, las parejas de esa especie tendrían relaciones sexuales con el único objetivo de procrear (¿por qué desperdiciar energía?) y el sexo no proporcionaría más placer que el resto de la fisiología reproductora, por ejemplo la liberación de hormonas o la formación de gametos:
[...] No existiría el enamoramiento, porque no habría compañeros alternativos entre quienes escoger, y enamorarse sería un inmenso despilfarro. Uno querría a su compañero literalmente como a sí mismo, pero ahí está la cuestión: uno no se quiere a sí mismo, excepto metafóricamente; uno es él mismo. Los dos serían, en lo que la evolución se refiere, una misma carne, y sus relaciones estarían gobernadas por una fisiología mecánica [...].Uno podría sentir dolor si observara que su compañero se corta, pero nunca se desarrollarían todos los sentimientos que tenemos hacia nuestra pareja y que hace tan maravillosa la relación cuando funciona bien ( y tan dolorosa cuando no funciona ).Aun en el caso de que la especie los tuviera cuando la pareja inició ese modo de vida, la selección  natural los eliminaría, como eliminó los ojos del pez que vive en las marismas más profundas, porque serían un alto coste y no reportarían un beneficio alguno.
[...] Lo mismo ocurre con los sentimientos que tenemos hacia nuestra pareja, familia y nuestros amigos: la riqueza e intensidad con la que los albergamos en la mente son la prueba del valor y la fragilidad que esos lazos tienen en la vida. En resumen, sin la posibilidad de sufrir, lo que tendríamos no sería una dicha armoniosa, sino que, al contrario, careceríamos por completo de conciencia (Pinker, 2003,p.392-394
Los millenials liberales, en nuestro país los naranjitos de ciudadanos, de la pulserita de España o de derechas a secas, aquellos que repiten como papagayos eso que dijo papá en la cena de que "primero hay que generar abundancia", hoy les toca recapacitar más allá de su protector círculo familiar para comprender por qué ni si quiera ellos son felices, y que -si es que quieren escuchar-, hoy quizás, "más" no sea "mejor". Generar abundancia ha sido muy necesario hasta ahora, pero el tiempo de esos valores llega a su fin . Quizás hoy toque distribuir la abundancia que ya hay, para alcanzar el equilibrio que aún no tenemos  y la auténtica salud -que si seguís igual-, ni vosotros tendréis.



Fuentes
Carr, N. (2014). Atrapados: cómo las máquinas se apoderan de nuestras vidas. Taurus.
De los escépticos y la falsa imparcialidad e la ciencia. Extraído de: https://cienciamundana.wordpress.com/2017/03/23/de-los-escepticos-y-la-falsa-imparcialidad-de-la-ciencia/
Kosicki, M., Tomberg, K., & Bradley, A. (2018). Repair of double-strand breaks induced by CRISPR–Cas9 leads to large deletions and complex rearrangements. Nature biotechnology36(8), 765.
La modificación genética de embriones humanos. Extraído de: https://www.lanacion.com.ar/2058959-la-modificacion-genetica-de-embriones-humanos
Pinker, S. (2003). La tabla rasa: la negación moderna de la naturaleza humana. Barcelona: Paidós Ibérica.
Skinner, B. F., y Coy, J. J. (1972). Más allá de la libertad y la dignidad. Barcelona: Fontanella.
Wilkinson, R., y Pickett, K. (2009). Desigualdad: un análisis de la (in) felicidad colectiva. Madrid: Turner.

También pueden leer el evento sobre las bacterias CRISPR con los expertos en la materia en:
https://www.tiempointernacional.com/2018/09/evento-el-futuro-por-venir-espacio-fundacion-telefoonica.html

¿Qué opinan de este avance?
¿Es un avance o un riesgo para la humanidad? Comenten 👇👇


Artículo de Jesús García Muñoz 

Análisis de la Semana

Fake News y Redes Sociales

"La información nueva es más valiosa que la información que ya conoce." Con los últimos procesos electorales (US, España, Referéndum BREXIT) y el escándalo del uso de datos de Facebook de Cambridge Analytica y la entrada este 25 del nuevo reglamento de protección de datos europeo no paro de recopilar informes, artículos  y datos sobre las fake news y el impacto de las redes sociales en procesos electorales.  *Herramientas para extraer información en el artículo https://www.tiempointernacional.com/2016/11/informe-herramientas-datos-redes-sociales.html *  Las fake news son una preocupación de nuestras sociedades interconectadas altamente digitalizadas y con un alto grado de comunicación y propagación de la información. La agenda política está cargada de cómo las redes sociales y las fake news que se comparten interfieren en procesos electores. Como ven tenemos muchos elementos que pueden confundir. Internet y La WebLa web fue un invento del CERN para compartir información académic…

Artículos Con Más Visitas

El Riesgo de las Pensiones en España: El crecimiento vegetativo que limita el reemplazo generacional

Catalunya: Propuesta de Diálogo

Catalunya: 1 Año DespuésHace un año, se aprobaron las Leyes del Referéndum y  Transitoriedad  en dos sesiones históricas en elParlament. El Govern ejecutó la ley, convocó un Referéndum y declaró la DUI en Catalunya. Discutir si fue la Mesa del Parlament, fue el Govern o fueron todos es rídiculo. El Estado aplicó el 155 y recuperó el orden constitucional en Catalunya a través de la Constitución.  Hasta la aplicación del 155 de la Constitución Española, el Estado fue ineficaz, no tuvo control de la situación y perdió su poder.  Si se realizó  con una mayoría del Parlament, pero no en voto escrutado. ¡AL igual que en el Congreso de los Diputados!La crisis derepresentatividad a nivel Territorial e Institucional en España sigue en un callejón sin salida.
Para nosotros el Referéndum y DUI fue la gota que colmó el vaso y un epicentro de alta intensidad. España vive en un continua crisis territorial. No podemos resolver todos los problemas a la vez. Miren las noticias de esta semana:  subida de …

Serie Desequilibrios Territoriales España: Las Empresas

La crisis institucional y territorial es España continua noticia tras noticia, jugando pantalla tras pantalla. Nosotros nos negamos a entrar en este juego, queremos poner luz a los desequilibrios que generan esta crisis, que no es nueva pero ahora vivimos grandes epicentros políticos. Queremos ir al origen de la formación de la bola de nieve.
El gran epicentro de la crisis territorial (2017) fue la aprobación por el Parlament de Catalunya de la Ley de Referéndum, de Transitoriedad y, por último la DUI. Mucho se ha hablado de la salida de empresas de Cataluña en este clima de incertidumbre. Con la base de datos actual, podemos hacer la radiografía hasta el último semestre de 2016. Podemos ver la situación pre-crisis. El año que viene veremos la situación post DUI, 155 de la Constitución y Elecciones Autonómicas. De Septiembre a Diciembre.
Para ello enfrentamos a las comunidades frente a los datos para saber qué comunidades son dinámicas, cuáles son semi estancadas y cuáles están estancad…

Las 5 Preguntas para Proyectos Sostenibles

"Cada vez más países se enfrentan a una serie de dilemas comunes, tales como la dificultad de encontrar un equilibrio entre la participación local e internacional en investigación, o entre la ciencia básica y la aplicada, la generación de nuevos conocimientos y de conocimientos comercializables, o la oposición entre ciencia para el bien común y ciencia para impulsar el comercio."Luc Soete, Susan Schneegans, Deniz Eröcal, Baskaran Angathevar y Rajah Rasiah


Hoy Día Mundial de la Ciencia al servicio de la Paz y el Desarrollo. En Knowmadrid nos preocupamos mucho por este tema. Creemos que las metas del desarrollo sostenible es el método a seguir. Las necesidades y riesgos de las sociedades globales y del planeta son  acuciantes. Por otro lado somos las sociedades más desarrolladas de la historia de la humanidad con capacidad de resolver necesidades a través del desarrollo científico. Los trabajos científicos y su aplicación a través de la tecnología son fundamentales en este cont…

Día Internacional Cooperación Sur sur

"La cooperación Sur - Sur, como elemento importante de la cooperación internacional para el desarrollo, ofrece oportunidades viables para que los países en desarrollo y los países de economía en transición alcancen individual y colectivamente el crecimiento económico sostenido y el desarrollo sostenible."Naciones Unidas en http://www.un.org/es/comun/docs/?symbol=A/RES/58/220

Hoy 12 de septiembre se celebra el Día Internacional para la Cooperación Sur Sur. El objetivo de este día es visibilizar el impacto de los programas y proyectos  que tiene a las sociedades.

El enfoque que se tiene es que realizando una cooperación efectiva, realizando programas y proyectos conjuntos, habrá repercusiones sobre las políticas nacionales, regionales y mundiales, sobre ámbitos sociales, económicos y en el logro de un desarrollo sostenible.
Los ejes centrales de los programas y proyectos de Cooperación Sur Sur son:
- Red de conocimientos. El objetivo central es generar un tejido de centros e insti…

Las Comunicación Política del 11.0

Ya informabamos el día 8 de septiembre que el proceso podía acabar en la Reforma Constitucional, era una solución válida a la cuestión territorial.  Tras los acontecimiento del día 11.O se ha iniciado la otra Temporada de crisis territorial en España El día 11, tenía la iniciativa el Gobierno. Había expectación tras 11 días esperando una respuesta. 


El análisis de los actores, Gobierno, de los principales Partidos Políticos, se centra en la primera ronda discursiva en la Sesión del 11 de Octubre del Congreso. También vemos las posibles reacciones del  Govern de Catalunya a su respuesta de diálogo.

El GobiernoPara el Gobierno el proceso iniciado el día 6 de Septiembre no tiene validez. El proceso se hizo al margen de la Ley, sin garantías, sin cumplir estándares, los observadores internacionales que supervisaron el proceso,  Reconocen a la Generalitat como un representante del Estado español y su legitimidad es autonómica. Al realizar el proceso de independencia por iniciativa de Parlame…